Presunto culpable análisis y autocrítica

Implícitamente hablar de solidaridad supone que esté patente el respeto a los Derechos Humanos, el sentido mínimo de justicia y la valoración de la dignidad de las personas.

No es poco común conocer casos verdaderamente increíbles que rebasan la mínima racionalidad y son inadmisibles. Sin apelar a nada más que al sentido común de mínima comprensión y básica justicia el caso expuesto en el reciente documental Presunto Culpable expone las atrocidades del sistema judicial mexicano, porque tenía que ocurrir en México. Si bien tenemos mucho de qué enorgullecernos por el clima que en buena medida nos caracteriza de ayudarnos unos a otros, también tenemos cosas de qué avergonzarnos.

En este país, el 93% de los encarcelados nunca ha visto a un juez. Existe una gran cantidad de presos que son realmente inocentes. Son los datos que indican en el documental. Es el caso de Toño Zúñiga

Afortunadamente el documental de Roberto Hernández y Layda Negrete se exhibe en sitios alternativos de internet. Las salas comerciales han sido vedadas para proyectarlo en pantalla grande, duró escasos días, y ahora Cinépolis sostiene que agotará todos sus recursos legales para exhibirlo.

Es otra de esas películas que por la censura no reciben sino mucho mayor promoción. Pero más allá de esto queda la fuerte cuestionante acerca del país en el que vivimos en donde, entre las muchas impresionantes cosas que pasan, esta, donde condenan a un joven inocente a veinte años de prisión, resulta de las más atroz.

Al ver el documental en Youtube, vi cómo hay un segundo personaje que realmente vive una cárcel con toda esta pesadilla, se trata de la esposa de Toño, quien en la parte 3/6 acepta el matrimonio, detalle que eleva el drama a otro nivel de expresión humana para complementar lo trágico de la historia y compensar con aquéllo del amor o el romance.

Un gran tema, que responde a una realidad social, o más aún, busca que la sociedad responda a su propia realidad, un documental muy bien hecho que da sentido al uso del cine en la actualidad.

Revisemos también qué tenemos de corruptos, es fácil ponernos en el papel de Toño, y echar las culpas al gobierno, al sistema judicial. No es fácil hacer autocrítica de nuestras pequeñas acciones que dañan al vecino, y que sumadas nos dan el país que tenemos… SI da coraje ver un extremo como el expuesto aquí, da coraje, y también nos hace caer en una trampa: ahora todos somos buenos menos ese jijo de su madre del juez y los que son como él.

Si los siguientes fragmentos muestran alguna leyenda de “video removido” es porque ya sorprendieron un sitio más de you tube y tendrán que buscar otro sitio, los cuales se multiplican con el pasar de las horas.

Este documental no hubiera sido posible sin el apoyo de Beca Gucci Ambulante y el Center for Latinamerican Studies de la Universidad de California en Berkeley, entre otras varias instituciones.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: